Personalice su oficina
marzo 31, 2015
La confianza, pilar de los negocios
julio 3, 2015
Show all

Al iniciar tu carrera profesional, imaginas un buen trabajo, un buen horario, un buen sueldo y hasta un buen jefe; sin embargo dentro del proceso de búsqueda de estos sueños, a veces la vida nos lleva a pensar una, dos o hasta cinco veces si este, es el adecuado para hacernos millonarios. En realidad no importa, yo soy de la idea de que todo lo que elijas o todo lo que hagas, simplemente lo hagas con pasión, con entrega y a veces con hambre, -Pero no hambre de la comúnhambre de éxito, de ser el mejor en todo lo que te propongas.

Has imaginado que sería estupendo saber antes de tu graduación si ejercerás lo que un día soñaste, has imaginado si en algún momento fracasaras, has imaginado los obstáculos que se te presentaran o bien has imaginado si al menos te graduaras; Yo conozco una frase y es tan común como la vida misma, “la vida te da sorpresas y sorpresas, te puede dar la vida”

Antes todo era sencillo, no tenías que pagar renta, ni agua, ni luz, ni pagar por la escuela, ni siquiera pagar tus alimentos; papá y mamá se encargaban de que tu tuvieras esa sonrisa siempre dibujada en el rostro, alimentando tu imaginación con juguetes, dulces y momentos que solo los padres saben demostrar con un amor verdadero; el presente es el ahora una historia de terror para muchos, muchos que vivimos solos, que pagamos una renta algo adecuada a nuestras necesidades, que pagamos unos alimentos básicos, que pagamos aun estudios para lograr un objetivo profesional, que pagamos si queremos ir al cine a ver esa película que tanto ansiabas en la cartelera, que pagamos si queremos comernos un helado o bien, si queremos ser detallistas en algún momento.

¿Cuánto dinero traes en el bolsillo en este momento? ¿Cuánto te gastaste el día de ayer? ¿Cuánto te queda para terminar la quincena? ¿Cuánto pretendes invertir para poder vivir bien? ¿Cuánto estas dispuesto a ganar en un futuro? o ¿Cuánto quieres invertir en tu éxito? Son preguntas que me rodean en cada momento, en cada circunstancia, en cada paso que doy y en cada decisión que tomo para mejorar y eliminar esos errores que como persona nos impiden llegar, hasta donde queremos sin importar el costo, tiempo, esfuerzo y sacrificio del camino hacia el éxito.

Imagínate en el futuro, graduado, realizando lo que más te gusta, un atractivo sueldo, un buen horario y hasta una cómoda oficina, ¿No te gustaría? Además de ello, viajar, conocer gente,  comprar todo lo que quisieras, comerte todos los helados que te gustaría, ir al cine todas las veces que quieras y hasta ser divertido el hecho ser un empresario con tanto éxito que resalte el brillo de tus logros enfocados en tu objetivo principal.

No suena  nada mal, pero te has preguntado ¿Qué haces para conseguir ese sueño por el que tanto anhelas?, cuantas veces sacrificas un fin de semana de fiesta con tus amigos por quedarte en casa a terminar de leer ese libro que tanto te cuesta trabajo acabar, o cuantas veces te has negado a culturizarte  con el cine, teatro o un museo,  o cuantas veces has terminado tus compromisos a tiempo. Creo que si te puse en que pensar no, es más ¿A qué hora te levantas todos los días? ¿Cuáles son tus actividades? ¿Cómo te sientes? ¿Qué  edad tienes? ¿Qué hora es? Creo que ya no seguiré o te hare llorar o al menos estas sonriendo en este momento porque sabes que llevas hasta ahora mucho tiempo perdido en cosas innecesarias, excepto leer este artículo, si no, no hubieses llegado hasta esta parte interesante.

El éxito es la combinación perfecta de la lucha por el objetivo más el sabor de la vida, porque la vida sin obstáculos, sin momentos, sin sueños, no tendría sabor para luchar por un objetivo que pronto alcanzaras, si tienes éxito. Es un juego de palabras, como lo es un juego de rompecabezas, las piezas van en donde tienen que ir, cada pieza está diseñada para ser colocada de manera correcta pues aunque la búsqueda sea tardada siempre llegaran en el momento indicado, solo debemos tener un poco de paciencia, una pizca de tolerancia y un puño de mucha dedicación pues así como los ingredientes de una comida van  seleccionados para un buen sazón, así las decisiones a tu vida van llegando, acertando las mejores y aceptando que tú, eres el culpable de tu destino.

Así es como llegamos al final de esta breve introducción del camino hacia el éxito, pues la vida mis queridos amigos solo es una y que más quisiera tener de nuevo 10 años pero los años pasan y no pasan en vano, ahora estoy completamente convencida que “fracasado” es aquel que no sea capaz de creer que puede lograrlo, es aquel que no lucha día a día por alcanzar sus objetivos, es aquel que no sueña, es aquel que no anhela, es aquel que piensa en el conformismo creyendo que no tendrá futuro, recuerden: “El ser humano es aquel que construye castillos con los ladrillos que le lanzan para verlo caer”.

 

Michell Simón / México, DF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *