Mejore el ambiente laboral de su empresa
marzo 5, 2015
Personalice su oficina
marzo 31, 2015
Show all
Uno de los lugares que podría considerarse nuestra segunda casa es la oficina, ya que es ahí donde pasamos gran parte de nuestro tiempo, de tal manera que es importante que tratemos de estar bien, para que el trabajo que realizamos realmente sea efectivo. Es por eso que algunas veces necesitamos darnos un espacio para recargar baterías, para ello, una excelente opción es hacer yoga en la oficina. Necesitarás unos minutos y esto te traerá grandes beneficios a nivel personal y profesional incrementando tu rendimiento, así que ¡manos a la obra!.

Lo primero que te recomendamos al llegar a tu lugar de trabajo, es sentarte cómodamente, inhala y exhala por la nariz, trata de que tengan la misma duración, si quieres puedes contar mentalmente, respiro en cinco tiempos y saco el aire en otros cinco. Después  de unas tres respiraciones trata de enfocarte en tus objetivos a alcanzar durante el día, y si aún traes algunos pensamientos que no tengan que ver con tu trabajo suéltalos, ubícate en el tiempo y espacio. Ahora estás en la oficina y para que realmente puedas desempeñar tus labores necesitarás concentrar todos tus esfuerzos, eso incluye tus pensamientos, has una visualización de lo que pretendes lograr y observa como alcanzas cada uno de tus objetivos, dalo por hecho.
yoga-en-oficina-mi-oficina-virtual
Cuando sientas que tu nivel de energía baja date un tiempo para estirarte, puedes ponerte de pie o sentado como te sientas más cómodo, cierra los ojos, respira profundo, exhala largo y comienza a mover la cabeza de arriba a abajo unas siete veces, luego cambia la rotación a los lados, pasa a los hombros, has círculos hacia adelante y hacia atrás, recuerda que son siete veces, has lo mismo de un lado y de otro; eleva los brazos, entrelaza los dedos y voltea las palmas hacia arriba, mantén la postura unos instantes; ahora con las manos al frente empieza a rotar las muñecas hacia adentro y afuera; trata de rotar el torso hacia la izquierda mantén 3 respiraciones, pasa a la derecha el mismo tiempo; vuelve al centro y cierra los ojos  unos instantes, observa el cambio de energía en tu cuerpo.
Es importante que conforme vas haciendo estas posturas estés presente en todo momento, es decir, visualices cada parte de tu cuerpo conforme la vayas trabajando. De esta manera recibirás mejor los beneficios y eso te ayudará a relajar tu mente. Puedes hacer estas pausas una o dos veces a lo largo de tu jornada de trabajo y verás que será muy significativo en tu desempeño.
Disfruta lo que haces y has yoga… Namasté

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *